search

Control de calidad

La promesa de fiabilidad es fundamental en nuestra actividad y sobre ella se cimienta nuestra reputación.

Las pruebas y el control de calidad son claves a la hora de garantizar que su producto tenga la máxima calidad posible. Todos nuestros productos se someten a pruebas de funcionamiento, rendimiento y fugas de presión, y no abandonan nuestra fábrica hasta recibir su correspondiente aprobación. Esto implica conectar la bomba a la corriente y al agua y hacerla funcionar a presión para comprobar que todo está en orden. ¡Eso no lo consigues con una bomba más barata!

Está probado que nuestras bombas tienen un buen rendimiento en algunos de los climas más duros del planeta. Durante la fabricación reproducimos dichas condiciones en nuestra cabina ambiental, donde nuestras bombas funcionan durante meses a 50°C y con un 100 % de humedad (¡eso es un pelín de calor!).

Incluso «torturamos» nuestras bombas y las probamos regularmente fuera de nuestra línea de montaje durante hasta 500 000 ciclos. Es decir, encendemos la bomba, la sometemos a presión y la apagamos de nuevo para indicar un ciclo. Esta prueba equivale a 10 años de uso doméstico de una familia de 4 personas, y muchas de estas bombas funcionan durante mucho más tiempo, durante 750 000 ciclos o incluso un millón.

Para una larga vida útil de los rodamientos se necesita una vibración mínima y para conseguirla hay que comprobar regularmente que nuestros motores están montados en el centro exacto de la carcasa del motor.

El motor eléctrico es un componente importante y, por tanto, algo donde no se permiten los fallos. En Davey nos tomamos muy en serio nuestros motores. Calentamos nuestras carcasas de motor a 140 grados y las encogemos en el estátor para eliminar cualquier posibilidad de movimiento que pudiera terminar en un fallo.

Puede confiar siempre en Davey, en cuestión de calidad y fiabilidad.